Executips

Cuidado del calzado, #executips by Ortiz&Reed

Los zapatos son una parte indispensable del atuendo y componen el 50% de un outfit de etiqueta o de índole formal. Por muy impecable que luzca un traje, el look no llegará a estar perfecto si lo acompañamos de un zapato descuidado.

El calzado para que esté perfecto no sólo hay que limpiarlo. Para que un buen zapato de piel conserve su horma, aspecto y funcionalidad hay que tener en cuenta una serie de cuidados especiales para tenerlos como nuevos el máximo tiempo posible desde el minuto uno que los usemos. Os dejamos algunos #EXECUTIPS:

         1. Zapatos para cada ocasión

Lo recomendable es usar el zapato atendiendo al acto, evento, al que asistamos. Un zapato para esmoquin o chaqué no vamos a usarlo diariamente para ir al trabajo, por ejemplo. Un uso excesivo puede deteriorarlo y hacer que la piel se cuartee. Un uso adecuado, los mantendrá “vivos” por más tiempo.   

         2. Pernitos, hormas y papel

Acostumbrarse a dejar los zapatos listos para la próxima ocasión debe ser un gesto innato a adquirir. Disponer de hormas o pernitos que mantengan su forma y estructura es clave para que siempre luzcan perfecto. Rellenarlos de papel, puede ser otra opción aparte de ayudar a absorber la humedad y evitar que se agrieten o endurezcan.

         3. Calcetines siempre

Las modas no siempre son buenas. Usar un zapato sin calcetín…; no somos partidarios de esta opción. Desde que existen los calcetines “pinkies” (invisibles), se puede ir a la moda sin que esto nos ocasione molestas rozaduras y evitamos que el sudor y el uso continuado curtan y reblandezcan el interior.

         4.   Limpieza

Dar cera, pulir cera. Es difícil ver a limpiabotas del siglo pasado en los andenes de las estaciones de tren, por ello cuidar nosotros mismos nuestro calzado debe ser una costumbre de manual. Retirar el polvo con un paño húmedo y aplicar alguna cera o crema es suficiente para que luzcan perfectos.

         5.     Guárdalos bien

Conservar la caja original, puede ser el primer paso. Apilarlas con el calzado en su interior sería una gran opción. Si disponen de zapatero o baldas, lo adecuado sería tener un hueco para cada par de zapatos. Amontonarlos o superponerlos sobre otros contribuye a que se deformen y ensucien.

 

Un buen par de zapatos Ortiz&Reed serán la elección perfecta. Más aún si los cuidamos y conservamos correctamente. No lo decimos nosotros, lo dice la experiencia.

#What´sNext?